El daño psicológico detrás de las selfies

112016selfie.jpg

La verdad es que los selfies han transformado la vida y los seres humanos, pero ahora también está transformando objetos y accesorios comunes en «gadgets» tecnológicos. Acer UK ha dado una gran sorpresa al presentar el «primer sombrero para selfies».  ¡Parece un chiste! Pero no lo es. El «Selfie Hat» es un gran sombrero en el que se encaja una tableta en una solapa, con el que se pueden hacer selfies de 360 grados, que fue presentado durante la semana de la moda de Londres como una exclusividad.

Pero eso no es todo, dos días antes una compañía lanzó al mercado el «cepillo para selfies», un cover para iPhone con forma y propiedades de un cepillo de peinar.

¿Hasta dónde vamos a llegar?

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. ROMANOS 12:3

La Biblia dice que nacemos pecadores desde la caída del hombre (Romanos 5:12). Esto significa que hemos nacido con tendencias pecaminosas y sin capacidad de ser "buenos" o “justos” por nuestra cuenta. Parte de nuestra naturaleza de pecado es un enfoque total en el yo. Este enfoque, también llamado "egocentrismo", es cómo los bebés ven y experimentan el mundo. El narcisismo es como el egocentrismo en que el adulto todavía se relaciona con el mundo como un niño, una perspectiva que impide el crecimiento personal y las relaciones.

¿QUÉ ES EL NARCISISMO?

El narcisismo es el término utilizado en psicología para describir la preocupación por uno mismo. Se trata de un término griego tomado del nombre del mitológico Narciso, que se enamoró de su propia imagen y fue condenado a morir porque no quería alejarse de sí mismo. Un narcisista es una persona que muestra un alto nivel de egoísmo, concentrándose enla vanidad y el orgullo. Lo ve todo desde una perspectiva de "¿cómo me afecta?". La empatía es imposible para el narcisista porque su única perspectiva es la centrada en sí mismo y en psicología es visto a través de un amplio espectro de condiciones que van de normal a patológico.

LAS FAMOSAS SELFIES

Debido a la creciente tendencia de tomar selfies con smartphones,  la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) realizó un estudio y ha confirmado oficialmente lo que mucha gente pensaba todo el tiempo: tomar 'selfies' es un trastorno mental íntimamente relacionado con el narcisismo.

Este trastorno se llama selfitis, y se define como el deseo compulsivo obsesivo para tomar fotos de uno mismo y publicarlos en las redes sociales como una forma de compensar la falta de autoestima y para llenar un vacío en la intimidad.

La APA dijo que hay tres niveles de la enfermedad:

  1. Selfitis Borderline: tomar fotos de uno mismo al menos tres veces al día, pero no los de publicar en las redes sociales
  2. Selfitis aguda: tomar fotos de uno mismo al menos tres veces al día y la publicación de cada una de las fotos en las redes sociales
  3. Selfitis crónica: impulso incontrolable para tomar fotos de uno de uno mismo durante todo el día y la publicación de las fotos en las redes sociales más de seis veces al día

Según la APA, mientras que actualmente no existe una cura para la enfermedad, el tratamiento temporal está disponible a través de la terapia cognitivo-conductual (TCC), la cual está cubierta por el Obamacare en EEUU.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver eso conmigo y más aún con la Biblia? Pues mucho más de lo que piensas:

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Las teorías psicológicas sobre el narcisismo sugieren que la persona narcisista utiliza mecanismos de defensa a idealizar uno mismo de modo que él no tiene que enfrentarse a sus propios errores (pecado) o defectos (estado caído). Desde una perspectiva bíblica, es evidente que estas condiciones del corazón se deben a la soberbia, que es el pecado que habita en nosotros (Proverbios 16:18). En Filipenses 2: 4 la Biblia nos manda a velar no sólo por nuestros propios intereses sino también por los intereses de los demás y el narcisista desobedece rutinariamente este comando.

La Biblia aborda las cuestiones relacionadas con el narcisismo como parte de nuestra naturaleza pecaminosa (Romanos 7: 5). Somos esclavos de la carne hasta que ponemos nuestra fe en Jesús, que libera a los cautivos (Romanos 7: 14-25; Juan 8: 34-36). Los creyentes somos entonces esclavos de la justicia divina hasta que el Espíritu Santo comienza la obra transformadora de santificación en nuestras vidas. Sin embargo, Dios debe encontrarnos y Su Espíritu Santo convencernos de pecado a fin de poder obtener la perspectiva de Dios en lugar de una egoísta (Marcos 8:34). En fin, el proceso de santificación se da alejándose de uno mismo (narcisismo) y volviéndonos a Jesús.

Ahora bien, esto no quiere decir que tomarse una selfie sea pecado, todos en algún momento lo hemos hecho, pero si la tomas para que todos vean lo hermosos de tu pelo, o alardear de tus músculos, o simplemente porque crees que eres el/la más hermoso(a); hay un problema. Puede que nadie sepa que es así, pero Dios conoce la intención de tu corazón. Como vimos en el artículo anteriores el uso, la motivación y el lugar que ocupan en nuestra vida. 

¿QUÉ HACER?

    1. Sí entiendes que has estado centrando tu vida y las selfis que te tomas con la intención errónea, estos son algunos consejos para ti.
  1. Ora y reconoce tu pecado: Ya sabemos que por lo regular, la selfitis  trae consigo muchas otras cargas (baja autoestima, depresión etc…). Toma un tiempo para estar en la presencia de Dios, dile lo que te preocupa, preséntale tus problemas y deja tus cargas ante Su trono. Él promete perdonarte y hacerte descansar.
  2. Haz un ayuno de redes sociales: Desconéctate del ruido y conéctate a lo esencial y lo que realmente importa: ¡La Palabra de Dios! Decídete a seguir este ayuno de redes sociales para llenar intencionalmente ese espacio vacío de Su presencia. Pídele que te ayude a permanecer en Su Palabra, disfrutar de su creación, el descanso con tu familia, leer un buen libro y disfrutar plenamente de Sus bendiciones.
  3. Rinde cuentas: Tener amistades es una gran bendición. Coméntale a una de tus amistades lo que te sucede y pídele apoyo en oración y seguimiento. Establece un día en el que deberán reunirse o llamarse para que le des un informe de cómo te ha ido. Será más fácil si tienes a alguien con quien compartirlo.
  4. Apoya un ministerio de tu iglesia: Estás en el mejor momento, con un tiempo precioso que puedes utilizar para servir. Probablemente en tu iglesia están necesitando ayuda, así que acércate e inscríbete en algún ministerio. ¡Tus ojos verán la belleza del servicio!

Espero que este artículo traiga luz y que Dios lo use para establecer Su orden en la vida de quienes lo lean.