¡Las famosas resoluciones de año nuevo!

goals for 2017.jpg

Una de las tradiciones asociadas con las celebraciones navideñas son las Resoluciones de Año Nuevo que prometen detener o empezar algo en el año que inicia. En este post conoceremos más acerca de esta famosa tradición que siguen millones de personas alrededor del mundo.

Acerca de las Resoluciones de Año Nuevo

Esta tradición data de los años babilónicos. Para ellos, el inicio del nuevo año era un buen momento para regresar artículos prestados, tales como equipos de agricultura, y así comenzarlo con una “pizarra limpia”, algo así como borrón y cuenta nueva. Algunos creen que las resoluciones de Año Nuevo comenzaron como promesas de negociación hechas a los dioses, con la esperanza de que estos le concedieran algún favor a cambio, como por ejemplo una buena cosecha. También se creía que el no cumplir con una resolución de Año Nuevo traía mala suerte.

En promedio, alrededor de la mitad de los adultos estadounidenses hacen una o más resoluciones de Año Nuevo cada año que comúnmente incluyen la pérdida de peso, hacer ejercicio, dejar de fumar y una mejor administración del dinero. Por lo general, alrededor del 75% de las personas que hacen resoluciones mantienen su compromiso más allá de la primera semana, y menos de la mitad ha logrado mantener su palabra por seis meses. Los números varían, por supuesto, y algunas personas en realidad hacen los cambios deseados en sus vidas.

¿Qué dice la Biblia?

La Biblia no habla a favor o en contra acerca de las resoluciones de Año Nuevo. Cada día es el día que hizo el Señor, como dice el Salmo 118: 24 "nos gozaremos y alegraremos en él." Ahora bien, una cosa sí se encuentra en la Biblia en Eclesiastés 5:5-7:

Cuando haces un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque Él no se deleita en los necios. El voto que haces, cúmplelo. Es mejor que no hagas votos, a que hagas votos y no los cumplas.  No permitas que tu boca te haga pecar, y no digas delante del mensajero de Dios que fue un error. ¿Por qué ha de enojarse Dios a causa de tu voz y destruir la obra de tus manos? Porque en los muchos sueños y en las muchas palabras hay vanidades; tú, sin embargo, teme a Dios.

Tomando este texto como referencia, lo más importante a la hora de sentarnos a escribir resoluciones de Año nuevo o de cualquier tipo es preguntarnos: ¿Este voto es ante Dios o ante los hombres? Pues si es ante Dios (como debe ser) ¡DEBES CUMPLIRLO!.

Definitivamente, la intención de nuestro corazón es la que vale, la que cuenta ante Dios. Por eso, nuestra mente y corazón deben estar en el lugar correcto a la hora de tomar cualquier decisión, incluyendo las nuevas metas y resoluciones.

Muchos cristianos (yo incluida) escribimos nuestras resoluciones de año nuevo y estas incluyen el orar más, leer la Biblia todos los días y asistir a la iglesia con más regularidad. Estas son metas fantásticas. Sin embargo la mayoría de estas resoluciones cristianas fallan tan a menudo como las humanas, pues no hay poder en una resolución de Año Nuevo. Y es que no se trata de ti. Como dice el versículo 7:  ¿Por qué ha de enojarse Dios a causa de tu voz y destruir la obra de tus manos? Porque en los muchos sueños y en las muchas palabras hay vanidades; tú, sin embargo, teme a Dios.

Determinar hacer o dejar de hacer una actividad no tiene ningún valor a menos que tenga la motivación adecuada para detener o iniciar dicha actividad. Por ejemplo, ¿por qué quieres leer la Biblia todos los días? ¿Es para honrar a Dios y crecer espiritualmente, o es porque todos lo están haciendo y quieres “encajar”? ¿Por qué quieres perder peso? ¿Es para honrar a Dios con tu cuerpo, o es por vanidad, para honrarte a ti mismo?

Les pongo mi ejemplo. Como escribí en el post  MIS “AMIGAS” LA BALANZA, LA MODA Y LA VANIDAD, he tenido muchísimas luchas con el sobrepeso. Durante años me había puesto la meta de bajar 30 libras, pagaba programas en el gimnasio, hacía dietas estrictas; pero nada de esto funcionaba porque mi intención era agradar a los seres humanos, estar a la moda y poder ponerme ropa que nunca en la vida imaginaba usar. No fue hasta hace unos meses que Dios trató directamente ese pecado y pude ser libre, entendiendo que TODO en mi vida, incluyendo mi cuerpo, mis acciones, mis palabras y hasta mi ropa, debe ser traer gloria a Su nombre. Volví a hacer una dieta y pude bajar 20 libras. ¡Increíble pero cierto! Sólo en Cristo podemos lograr las cosas que en Su voluntad son buenas para nosotros.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

DEJA QUE DIOS TRACE TUS METAS

En lugar de tomar tiempo para orar a Dios por su guía y luego escribir tus metas, tómate el tiempo para pedirle al Señor que tus metas sean agradables ante Él y le den toda la gloria. Pues cuando sabes que tus metas han salido de tu tiempo en oración con Dios, puedes ir a Él con confianza pidiendo su fuerza y la gracia para alcanzar estos objetivos. Dios nos ayuda a lograr los objetivos que se alinean con Su voluntad. "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. “(1 Juan 5:14, 15)

ORA POR TUS OBJETIVOS

Imprime todas las metas y ponla en la parte delantera de tu diario de oración o agenda. Durante tu tiempo de oración cada mañana ora por tus metas. Esto te ayudará a estar consciente de tus compromisos ante Dios. Cada día al orar, recordarás cómo has crecido en tu caminar con Él y durante los tiempos difíciles, el Espíritu Santo te consolará y guiará.

Desde que incorpores la oración diaria por tus metas, estas se convertirán en motivos de oración que pasarán a ser las áreas de tu vida que Dios reformará, transformará y renovará. Dios ha demostrado estar genuinamente interesado en ayudarte a cumplir con los objetivos piadosos y bíblicos, siempre y cuando confieses tu dependencia de Él y le des toda la gloria.

Al acercarse a un nuevo año, pídele a Dios que ponga en tu corazón las metas que Él quiere que alcances. Comparte estas metas con un buen amigo que te ayude a discernir la voluntad de Dios en la oración y también orar por tu éxito. Luego ora para que Dios te da la gracia y el coraje de intentar sin temor lo que sólo Él puede hacer a través de ti.

¿Cuáles son tus resoluciones? ¿Crees que faltó algún punto? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

NUEVO ARTÍCULO (1)
NUEVO ARTÍCULO (1)

¿Te gustó el artículo y crees que puedes recomendárselo a otra persona? Pinéalo en tus tableros de Pinterest para que no se te olvide.

Vida CristianaMasiel Mateo