El ABC de la crianza cristiana - Mis Notas del Sermón

ABC-BLOG.png

A pesar de no estar casada ni tener hijos, esta prédica caló mi corazón y me hizo entender las claves bíblicas de la crianza cristiana. El Pastor Héctor Salcedo basó esta prédica en el texto de Deuteronomio 6:4-9 que dice lo siguiente:

Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.

Al iniciar dijo que muchos de los presentes no nos sentiríamos identificados con el título, y la verdad es que así me sentía. Sólo pensaba que tendría ejemplos y cosas que, aunque tengo muuuuuchos sobrinos, no entendería pues aún Dios no me ha permitido tener una familia. Pero para cuando se hizo la oración final, en mi corazón había regocijo y gratitud a Dios por haber puesto en el corazón del pastor predicar este mensaje.

La definición que podemos encontrar en el pasaje de crianza es: pasar diligentemente a nuestros hijos lo que hemos recibido del Señor. Nuestra cultura no piensa de esa manera, EN LO ABSOLUTO. Entendemos que criar a los hijos es proveerles comida, un techo y educación, pero es mucho más que eso; criar va mucho más allá de establecer valores y garantizar el éxito de los hijos. Como bien lo describió el pastor:

La crianza cristiana es una entera devoción a la formación del carácter y cosmovisión del niño con el fin de que ame a Dios.

Antes de continuar a desarrollar el ABC de la crianza cristiana, el pastor nos compartió unas alarmantes cifras: el 80% de los niños nacidos en Santo Domingo entre 2001-2015, están sin padres que no los han declarado o que no viven con ellos. Se trata de toda una generación que ha subido sin una figura paterna. En ese momento mi corazón se compungió y entendí que era más que necesario este tema, pues aún los solteros tenemos personas a nuestro alrededor que tienen hijos y necesitan de una guía bíblica de cómo criarlos. Así que aquí les comparto mis notas de este sermón.

EL ABC DE LA CRIANZA CRISTIANA

A.- Los padres deben hacer suyo lo que enseñan:

El verso 6 dice: "Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón". Es necesario que los padres crean y vivan lo que se les enseña pues ¿cómo obedecerá el niño lo que el padre le enseña si lo que ve es completamente diferente? El no hacerlo solo trae confusión al niño pues notará la diferencia entre lo que se dice y se hace. Y esto sólo podemos lograrlo al hacer que todas nuestras acciones sean normadas por la Palabra de Dios y que nuestra vida sea vista a través de ella.  Pasar ese legado EFECTIVAMENTE requiere de que prediques con tu ejemplo. Y al hacerlo, producirá cambios en el niño y transformará su vida.

B.- Los padres deben comprometerse a una vida de instrucción cristiana: ¿qué le voy a enseñar a mis hijos?

  • La soberanía de Dios
  • Amar a Dios
  • Reconocer que son pecadores
  • Obedecer a Dios

Es necesario y vital que el niño entienda que es pecador como sus padres y que ambos necesitan de Cristo. Deben preguntarse si corrigen su conducta o su pecado, pues al corregir el pecado, el niño entenderá que para no volverlo a hacer necesita que Dios le perdone. El Pastor recomendó que al corregirlo, se debe orar de inmediato para que esto le reafirme que debe ir al trono de la gracia en oración para recibir el perdón. Algo que me gustó mucho fue cuando hizo mención de una situación contraria, donde el padre pierde la paciencia con el niño, le habla duro y peca ante Dios con impaciencia y otros pecados. Es sumamente importante que se le pida perdón primero a Dios delante del niño y luego a este, seguido de una oración.

C.- Presencia de los padres en la vida de sus hijos:

El mejor momento para ministrar la vida de los hijos es TODO momento, pues cada situación de la vida de los niños es una oportunidad para mostrarles a Cristo. ¿Estás haciendo tu mejor esfuerzo para estar la mayor cantidad de tiempo presente en la vida de tus hijos? Wow. Cuando el pastor hizo esa pregunta, pensé en mí misma, imaginé por un momento cómo sería si tuviera hijos. ¿Le diera más importancia a las redes sociales, a los mensajes de whastapp sin responder o a actualizar este blog al mismo tiempo que mis hijos se encuentren en casa? Creo que si me hubiese hecho esa pregunta antes de escuchar ese mensaje, probablemente hubiese dicho que si, mientras ellos estuviesen entretenidos no fuera nada que tomara el celular unos minutos. Pero que bueno es Dios que trajo estas palabras para hacerme entender que ahora puedo hacerlo mientras no interfiera con mi tiempo devocional, mi familia y amistades, pero que si Él me permite formar una familia, estas cosas pasarán a un plano completamente distinto.

¡La Palabra de Dios es viva y eficaz! Penetra nuestros corazones sin importar si "humanamente se aplica" o no a la etapa que estamos viviendo.

Les invito a que vean este sermón y puedan compartir en los comentarios cómo les ministró.


¿Te gustó el artículo y crees que puedes recomendárselo a otra persona? Pinéalo en tus tableros de Pinterest para que no se te olvide 😉

ABC-PT