Cómo las redes sociales están cambiando la vida cristiana y las iglesias.

photo (2)
photo (2)

Nuestra generación (la generación del Milenio) ha ayudado a marcar el comienzo de un nuevo día y hora en la información. En mi generación, he visto cómo se cultivan, se consiguen, y se cambian las relaciones como nunca antes. Ahora podemos "tener como amigo" a alguien que nunca hemos conocido y "seguir" a alguien con quien nunca hemos hablado cara a cara. Los medios sociales han cambiado literalmente la "cara" de la sociedad.

Hay un gran debate en torno a si estos cambios en las relaciones y la sociedad son algo bueno o algo malo para la iglesia.

¿Quieres una respuesta corta?

Sí y No.

Sí, si se utiliza adecuadamente. Si se utiliza con más de una gota de sentido común y cuidado. Si lo usamos de una manera que haga que las relaciones mejoren y no nos convierta en más perezosos.

Dicho esto, aquí hay 3 formas de medios sociales ha cambiado la fe cristiana y la Iglesia...

1. Relevancia

¿Qué significa para la iglesia ser "relevante" hace 8 años? Significaba que se ponía música un poco diferente a otras iglesias y se predicaban sermones que tocaban los temas de las mismas cosas que las personas enfrentaban a diario. Con los medios sociales, la relevancia ha adquirido un nuevo significado. Claro, sigue siendo esencial que abordemos los problemas de la vida real que las personas tratan, pero tenemos que interactuar con ellos durante la semana también.

Una gran cantidad de líderes juveniles tienen este problema. Los jóvenes no van a la iglesia o muchos van pero se quedan como zombies mientras se adora o se predica. No hay una conexión, no hay nada. Y aunque la solución es la oración, la lectura de la palabra y la búsqueda del espíritu santo, sin dudas las redes sociales pueden ayudar a crear vínculos con los jóvenes y a que tú como líder puedas tener presente sus necesidades y puedas entender situaciones o el porqué de algunas reacciones y sentimientos.

La mayoría de la gente pasa al menos 1/3 de su tiempo online en redes sociales ahora. Para ser relevante, los cristianos y las iglesias debemos  aprovechar eso y conectar con las personas cuando no están sentados en un banco en una iglesia.

2. Evangelización

Sí, la forma en la que evangelizamos camia en las redes sociales. Cada mensaje que publicas en Facebook, cada imagen que publicas o compartes, y cada blog que escribes dice algo acerca de ti a esa gente que estás tratando de alcanzar.

¿Eso significa que tenemos que ver, pensar y repensar todo lo que publicamos? SÍ. En serio, he oído más de una persona decir que no creen por algo que su amigo "cristiano", dijo o publicó en línea. Aprovecha las redes sociales para evangelizar a tiempo y fuera de tiempo.

Ahora bien. Esto no significa que tenga que citar las Escrituras todos los días, sino que lo utilices para establecer relaciones con el propósito de mantenerte conectado con las personas que Dios te permite impactar y en las que tienes cierta influencia.

Por favor, no me malinterpreten estas dos ideas. No estoy diciendo que el mensaje cristiano ha cambiado, Jesús dijo en Mateo 24:35 que El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán, así que sin duda ese no es el caso. Me explico: Antes eran caminatas y campañas a pie, hoy son hangouts o twitcams. ¿Entiendes? Lo que estoy diciendo es que la forma en la que llevamos y predicamos el Evangelio está cambiando (o debería estar cambiando) rápidamente.

3. Accesibilidad

Por lo regular las iglesias están disponibles algunos días de la semana con los cultos regulares y hoy en día los pastores están más ocupados que nunca y poder hablar con ellos se vuelve un tanto complejo. Eso se erradica con las redes sociales. Según el INDOTEL, para el 2012, la penetración del Internet en RD era de un 41%, lo que estimo que ha crecido por lo menos en un 10% más. Esto significa que más de la mitad de la población tiene acceso a Internet y los pastores y líderes juveniles no son la excepción.

Volvemos al principio. Si las redes las utilizamos de manera correcta y con propósitos firmes de ganar e impactar almas para la Gloria de nuestro Dios, entonces el cambio será únicamente para bien.

¿Qué más crees que han cambiado las redes sociales para la Iglesia? ¿Es algo bueno o algo malo?